“La memoria democrática de Paterna en peligro”: opinión Juan Enrique Palencia

Artículo de opinión.

La MEMORIA DEMOCRÁTICA de PATERNA en PELIGRO.

El pasado 20 de julio de 2021, conocíamos la noticia de la nueva Ley de Memoria Democrática aprobada por el Gobierno de España. La Ley, que deberá ser aprobada por el Congreso de los Diputados y por el Senado, nace con graves limitaciones para gran parte de las asociaciones memorialistas, pero también significa un pequeño avance en derechos. Para Paterna es importante la Ley por el respeto que se les debe a las familias de las víctimas que tanto sufrimiento se llevaron de este municipio. Es Paterna el lugar donde 2.238 personas fueron fusiladas o asesinadas en posguerra, entre abril de 1936 y noviembre de 1956.

En el Cementerio de Paterna se concentra un número importante de fosas comunes, que tenían como objetivo borrar la memoria democrática. Además, en Paterna existe un lugar llamado popularmente “El Terrer” o “El Paredón de España”, desde donde parte un camino hacia el cementerio denominado “El Camí de la Sang”. El Paredón, el Camí de la Sang o las propias fosas de Paterna carecen de ningún tipo de protección oficial. No están declaradas Bien de Relevancia Local por el Ayuntamiento y tampoco el Consell, ni la Conselleria de Educación con competencias en el patrimonio valenciano los han declarado Bien de Interés Cultural.

En cambio, el Ayuntamiento de Paterna sí aprobó en Pleno la modificación puntual número 72 del “Pla de Retor” para urbanizar la zona del Paredón con la construcción de casi 1.200 nuevas viviendas. Se trata de un suelo urbanizable donde se encuentra una parte de nuestra memoria democrática, que es de titularidad privada y que en el pasado fue suelo público perteneciente al Cuartel de Paterna y por tanto al Ministerio de Defensa. Si no se actúa desde las instituciones competentes, se terminará indemnizando a una empresa privada por un suelo que fue público.

El Paredón es un lugar de peregrinaje de importantes políticos, desde donde se ha prometido la dignificación del lugar, El Terrer, por lo que representa simbólicamente para miles de familiares de represaliados. La realidad es que, a fecha de hoy, está en peligro de ser arrasado o de convertirse en una rotonda, al carecer de ningún tipo de protección e interés ni por parte del Govern del Botànic, ni por el Alcalde de Paterna, obsesionado en recalificar suelo para construir y aumentar la población.

El Pla del Retor es el límite de la futura ampliación del Parque Natural del Turia. Limita con Les Moles, una zona protegida como mosaico agrícola forestal; también limita con Lloma Llarga-Valterna, el barrio que más sufre la especulación, donde unos viales dimensionados para viviendas de 2 alturas han terminado casi colapsados prestando servicio para el triple de habitantes y, donde el nuevo plan de expansión municipal, lejos de solucionar problemas de movilidad de Lloma Llarga, los va a empeorar.

Las asociaciones memorialistas, las de los familiares de las fosas, de quienes quieren garantías de no repetición, de quienes desean un mínimo de justicia o reparación, de las valencianas y los valencianos que creen en los derechos humanos, no deberían permitir que nuestras autoridades dejen en la irrelevancia un lugar como el “Paredón de España” o “El Camí de la Sang”que se deben Dignificar.

Juan Enrique Palencia.

Vecino de Paterna.

En Paterna, a 21 de julio de 2021.

Facebooktwitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *